¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Cocinar sin fronteras: bistec de res con salsa de pimienta verde

Uno debe empezar a comunicar en positivo pero, esta vez, no quiero 🙂

Esta receta no es para los fanáticos de las dietas “libres de” algo. No es libre de grasa, no es libre de lácteos, no es libre de productos animales. Tampoco es para los puristas que me vengan a decir que “en Francia eso no se prepara así”.

En esta revista tenemos -lo que creo- es una ventaja: la cocina no tiene fronteras.

Esta salsa que les comparto es de inspiración francesa (la probé en París por primera vez, quería bañarme en ella), preparada por una periodista venezolana que vive en Costa Rica, con pimienta verde cosechada en ese mismo país, específicamente, en una comunidad indígena que se llama Boruca. Ahí se las dejo. Espero que la disfruten tanto como yo.

Muy importante: la receta base es de Epicurious pero la que escribí aquí con lo que tenía a la mano y quedó fantástica.

Bistec de res con salsa de pimienta verde

4 personas

  • 1 y 3/4 de taza de caldo de pollo. Usé caldo de pollo hecho por mí con cúrcuma, puerros, chile dulce, romero y apazote.
  • 1 taza de crema dulce o crema de leche.
  • 2 cucharadas grandes de granos de pimienta verde en salmuera. Yo tenía los míos en salmuera hacía tres semanas. La hice con vinagre de vino blanco que puse a hervir con cúrcuma en polvo.
  • 3 cucharadas de mantequilla.
  • 1 cebolla pequeña, cortada en dados.
  • 4 bistecs de res, el corte que quieras.
  • Opcional: sal y pimienta al gusto.

Lo que me pareció bien interesante de esta receta es que los sabores se van construyendo en capas. Es una labor de amor y de tiempo, como muchas recetas en la cocina francesa.

Primero, pon a hervir el caldo a fuego medio y déjalo reducir hasta que quede un poco menos de una taza. Resérvalo.

Calienta a fuego medio alto un sartén. Derrite la mantequilla y dora en ella los bistecs hasta el término que te guste. Sí, la mantequilla se va a dorar bastante pero, como vas a poner los bistecs fríos, no se va a quemar. Retira la carne del sartén  y sofríe en la misma mantequilla (ya dorada y con todo el sabor de la carne incorporado) la cebolla picada. Revuelve y deja que se cocine un poco.

Agrega la pimienta verde, la crema, el caldo reducido y revuelve. Prueba la sazón y ajusta con sal y pimienta si ves necesario.

Baña los bistecs con la salsa, al servir. Acompañar esto con papas fritas, una papa asada, puré de papas o arroz blanco fresquito es soñado.

Les dejo dos imágenes adicionales: pimienta verde fresca (primera vez en mi vida que la tenía en la mano) y en la salmuera que hice.