¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Gallo Rojo a la pelea

Si no conociera ya al chef de Gallo Rojo, perfectamente podría asumir que la comida es preparada por una señora de más de sesenta años, viajera, de buen gusto y de esas a las que les gusta cocinar lento, casero y sustancioso.

Lo cierto es que quien cocina es Andrés Sandoval (de gorra gris en la foto). Estudió, trabajó y se inspiró en Costa Rica y varias partes del mundo; para lanzarse a la pelea con un restaurante que define como “Gastronomía Urbana”, apropiado para quien no quiere demasiadas etiquetas ni estilos, porque no los tiene.

2016-05-19 14.09.30 copia

¿Que qué es lo que propone Gallo Rojo en el menú? Pocos ítems, los suficientes para elegir. Paseos gustativos por Perú, algunos lugares de Asia y la casa de aquella señora imaginaria de sesenta años que les conté más arriba. Elaboración casera, sin pretensiones, sin narices respingadas y sin dedos meñiques estirados; en un lugar muy nice y amigable para diferentes ocasiones.

Y mejor dejo que la comida hable sola… esta es una muestra de lo que mi mamá (acompañante de lujo y modelo de manos de este artículo) y yo probamos en dos visitas.

Primer platillo: vainitas o vainicas crujientes con salsa de ají. No me pregunten cómo hace para lograr esto, ni yo le voy a preguntar nada a Andrés. Señora: si su niño nunca ha comido vainicas, llévelo. Le juro que se las va a comer. Aunque el resto adoramos las vainicas “envueltas en huevo” de nuestra abuela, esto es otro nivel de crunch. Chao papafrita, estas vainicas son lo que manda.

2016-05-19 13.00.01

Segundo platillo: pescado “a lo macho”. ¿Hay algo mejor que un filete de pescado blanco *realmente* fresco, sellado externamente hasta crujir y cocido a lo interno al punto perfecto? Sí, y es eso sobre una cama de arroz y salsa de ají y una montaña de cebollas moradas, cilantro y limón.

2016-05-26 12.44.34 copia

Tercer platillo: costillas de cerdo asiáticas. Vean: no hay otra manera para comerse esto que con las manos y chupándose los dedos sin importar quién esté alrededor. Si ya las comieron y usaron los cubiertos, considero que fue una decisión muy triste y que deberían darse el permiso de usar las manos la siguiente vez. La carne se desprende sin esfuerzo del hueso, salsa dulce y pegajosa la rodea sin abrumarla. De lujo.

2016-05-19 13.18.26 copia

Cuarto platillo: pie de chiverre. Andrés se da a la tarea de procesar el chiverre (badea, en Venezuela) él mismo para hacer el dulce que nos mantendrá contentos a todos con su pie a lo largo del año. Celebramos masivamente el esfuerzo. El helado de vainilla es apenas el suficiente.

2016-05-19 13.45.28 copia

Quinto platillo: helado de lichi. Si no sabes qué es el lichi pues léelo en el diccionario. La cosa es que sabe como si el mamón y la guanábana hubieran logrado un híbrido; y Gallo Rojo lo hizo en un helado que yo, obviamente, acompañé con café.

2016-05-26 13.23.52 copia

Yo nada más espero que esta nota les sirva de motivación, más que de recomendación. ¡Vayan y apoyen al buen talento local que se preocupa por el origen y el respeto a los ingredientes, por ofrecer algo diferente e innovador!