¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Hierbas frescas: ¡perdamos el miedo!

Conocí al chef  José Pablo González en Exphore 2012. Me atrajo hacia su stand un bouquet de hierbas frescas que tenía en la mesa y mi eterna frustración de no poder tener sembradas las mías en la casa.

Meses después, conversamos en su huerta urbana. Jamás había probado un tomillo tan aromático (hasta picante) y una espinaca tan gustosa. Regresé a casa con un puñado de hierbabuena con hojas gigantes. Hice tsaisiki y una infusión.

“Las hierbas son un catalizador del sabor. Es interesante ver cómo la gente le tiene miedo a las hierbas y es por eso, por un desconocimiento total”, explicó en sencillas palabras.

Tenía que preguntarle acerca de las hierbas plantadas en casa. Yo quiero maceteritas con tomillo, hierbabuena, romero, albahaca y orégano. He arruinado tres plantaciones, pero recuperé la fe.

“En Costa Rica las condiciones de los suelos son muy cambiantes. Hay que evaluar qué tipo de suelo tenemos. También la gente está acostumbrada a ponerle sólo agua a las plantas y ellas no viven sólo de agua. Hay que alimentarlas con nutrientes y tener repelentes si llegan insectos. Hazlo y vas a notar la diferencia”. Gracias. Lo intentaré.

Otro error que, dice, cometemos, es que tratamos a todos los cultivos de la misma manera.

“Un romero, por ejemplo, no quiere recibir tanta agua. Una albahaca sí quiere mucha agua y no puede estar al sol directamente. No es que vas a hacer una huerta y vas a poner todas las hierbas en un mismo lugar. En mi casa tengo lavanda, mejorana y hierbabuena que pueden estar bajo techo pero no al sol directo. El orégano y el romero son cultivos muy tranquilos que se desarrollan muy fácil, no les importa mucho el clima y no necesitan tanta agua”. Gracias. También lo intentaré.

Si no funciona, dice José, siempre se pueden comprar puñados de hierbas frescas en el mercado, colgarlos boca abajo y secarlos para consumir de esa forma.

Así fue como, días después, me dirigí al vivero. Compré romero, tomillo y orégano; macetas separadas y decidí sembrar, por cuarta vez, hierbas en casa.

Espero que peguen. Ustedes, esperen las recetas con hierbas cortesía de José Pablo, para perder el miedo.

 

Deja un comentario