¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Pechugas de pollo sazonadas ¡listas para cocinar!

Una de las medidas más importantes que debes tomar para cocinar en casa es el famoso meal prep: la preparación adelantada de tus comidas o parte de ellas.

Ya sé. Aún cuando creíste que te ibas a salvar, requiere de inversión de tiempo. Así que, antes de que puedas pagarle a alguien que lo haga por ti, te dejo esta sugerencia para alistarte pechugas de pollo (o filetes de muslo o pollo en trocitos, el que gustes).

Tenerlo sazonado y porcionado en el congelador te ayudará a cocinarlo rápidamente y de formas variadas, dependiendo de las preparaciones que escojas.

  1. Toma el pollo ya fileteado o troceado y lo colocas en una tabla limpia, ojalá una que utilices nada más para carnes crudas.
  2. ¿No sabes cómo filetear una pechuga de pollo? Ve este vídeo antes.
  3. Divide la carne en porciones que veas razonables para ti o la cantidad de personas que haya en casa. El cálculo “a ojo” es una porción del tamaño de un poco más de la palma de tu mano para cada quien.
  4. Saca del pantry todos los sazonadores que quieras, empezando por sal y pimienta; pasando por salsas y hierbas secas.
  5. ¿No tienes idea de cómo condimentar? Lee esto y esto antes.
  6. Elige para cada porción los condimentos que quieras. Todas llevan sal. Yo hice seis: mostaza con miel, comino y pimienta; salsa picante, especias indias, especias japonesas y sal con bastante pimienta negra.
  7. Empácalas en bolsitas plásticas o contenedores reutilizables y congela.
  8. Para cocinar, descongela en el refrigerador y colócalas en un sartén con algo de aceite de oliva a fuego medio alto.

Créeme: si haces esto apenas llegas del súper, ahorrarás muuuucho tiempo y dolores de cabeza a la hora de pensar qué hacer.

Puedes comerlas acompañadas con ensaladas, arroz, o como parte de recetas más elaboradas.