¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

5 formas fáciles de comer kale o col rizada

Fantástico. Te topaste con el kale o col rizada y ahora, ¿cómo te la comes?

Esta es una pregunta común que escucho de la gente a los agricultores que la venden en la feria y ellos mismos, a veces, no saben qué decir.

Aquí procuro reunir las formas que creo más sencillas para consumirlo, no sin antes compartir algunos básicos:

– Es familia del repollo, aunque no venga en una “cabeza”. Acá encontré una guía rápida en inglés http://www.bbcgoodfood.com/glossary/kale. En internet puedes ubicar montones de información acerca de los beneficios para la salud. Yo te puedo contar, usando a don Rodolfo de la Feria Verde de Aranjuez como fuente, que es riquísimo en hierro y calcio.

– En la feria he encontrado tres variedades pero todas tienen un sabor que mezcla el de la lechuga, el de la espinaca y el del repollo.

– Son hojas crujientes. Debes lavarlas y removerlas de sus tallos antes de consumir, tanto crudas como cocidas.

– A mano derecha, ubicas una barra de búsqueda. Si escribes “kale”, aparecerán algunas preparaciones menos básicas.

Ahora bien. Las cinco maneras más sencillas para probar el kale 🙂

1. Crudo en ensalada verde: Solo remueve los tallos, lava las hojas, corta en trocitos y utiliza en lugar de o con lechuga.

2. Échaselo a la sopa: Si te estás comiendo una sopa de pollo, una olla de carne o incluso de pescado, usa las hojas de kale cortadas en tiritas finas como “topping”, mientras la sopa está aún caliente. No va a alterar el sabor pero te dará nutrientes que tu cuerpo va a agradecer.

3. Saltéalo: Corta las hojas en tiritas y saltea con aceite en spray hasta que “suden” (que pierdan lo crujiente). Agrega sal y listo. Esto lo puedes usar de acompañamiento como tal, ponerlo encima de algún filete de pollo o, por qué no, como “topping” de tostadas con mantequilla. Te aseguro que te va a gustar.

4. Licúalo: Si no te agradan mucho los batidos verdes, puedes iniciarte en ese mundillo poniéndole algunas hojas de kale a un fresco de piña, por ejemplo. Aconsejaría mezclarlo con frutas cítricas.

5. En huevo: El kale sirve para poner en un huevito revuelto y añade esos vegetales que nunca comes en el desayuno.

De ahí en adelante, son miles las preparaciones. No te pierdas de esta hoja verde mágica.

Deja un comentario

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología