¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Carne mechada

Esta es una de las carnes que puedes tener lista en una sola cocinada para toda la semana. ¡Incluso se puede congelar!

Si tienes olla de presión y la sabes usar, estará lista más rápido. Yo uso olla de cocimiento lento. También puedes hacerlo en una olla convencional, estando muy pendiente de la cocción.

Te va a funcionar para varias aplicaciones: desde empanadas, hasta como está en un plato, con otros acompañamientos.

Carne mechada

4 a 6 personas

  •  500 gramos de carne de res para mechar. El nombre del corte varía de país en país. Consulta con tu carnicero cuál es el mejor que tiene disponible.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 cabeza de ajo o 1 cda. de ajo en polvo puro.
  • 1 cebolla pelada y partida a la mitad. 
  • 1 cebolla mediana cortada en cuadritos.
  • 1 chile dulce/pimentón rojo partido a la mitad y sin semillas.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Otras especies que desees: comino, cilantro, curry, ¡lo que gustes!
  • Agua en cantidad necesaria.
  • Aceite de oliva en cantidad necesaria.
  1. Coloca en la olla el corte de carne entero, la hoja de laurel, la cabeza de ajo (solo pártela trasversalmente, no tienes que pelarla ni separar los dientes si es orgánico. Si no lo es, pela y separa los dientes), la cebolla, el chile dulce, sal, pimienta y especias. 
  2. Cubre con agua suficiente para sobrepasar el nivel de los ingredientes.
  3. Si estás usando olla de cocimiento lento, colócala en HIGH y cocínala por 6 horas. Si estás usando olla de presión… ¡tú sabes de esto más que yo… les tengo pavor!. Si usas una olla convencional, deja la hornilla a fuego bajo y vigila la cocción cada 2 horas hasta que la carne se ablande. 
  4. La carne estará lista cuando se deshilache fácilmente con un tenedor. Sácala de la olla y reserva el caldo.
  5. Con la ayuda de dos tenedores, deshilacha la carne en su totalidad. Si no te gusta, puedes retirar los pedacitos de grasa o nervios que pueda tener.
  6. Licúa los vegetales cocidos con parte del caldo, sacando antes la hoja de laurel. Si usaste el ajo orgánico con cáscara, se la puedes dejar porque se perderá en este proceso. La idea es que te quede una salsita espesa.
  7. Cualquier caldo sobrante lo puedes colar y congelar para otras preparaciones.
  8. Sofríe en un sartén la otra cebolla con algo de aceite de oliva. Agrega la salsa que hiciste licuada y revuelve bien.
  9. Coloca la carne, revuelve, y deja que se seque un poco.
  10. Decora con algo de cebollín, si quieres.

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología