¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

Cinco “postres” sin cocinar

Yo no soy muy dulcera pero no puedo negar que, de vez en cuando, necesito comer algo dulce y, en ocasiones, también me reconcilio con el helado de chocolate (él me entiende y me escucha, pero sabemos que no podemos relacionarnos en el largo plazo).

Aunque la nutricionista me recomienda un kick de azúcar en horas de la mañana, suelo antojarme de éste en la tarde… como para despertarme y acabar el día.

Ese kick en mi caso, es sólo una cucharadita de: miel, jarabe de maple, spread de chocolate con avellanas… ¡pero cómo cuesta comerse sólo una cucharadita!

Primero, algunos descubrimientos:

  1. Una cucharadita es suficiente. El tema con el azúcar es ir probando “qué tanto menos puedo comer” al día, a la semana, al mes. De verdad no es taaaaaaaaaaaaaaaan difícil ir reduciendo las cantidades y no hay que recurrir a sustitutos todo el tiempo.
  2. “Comer dulce” no tiene que ser algo azucarado como tal. Se puede usar jaleas o mermeladas sin azúcar añadido. Tampoco hay que ir corriendo a comprar todo lo que diga light.
  3. Escoger entre lo “menos peor” ayuda cuando nos toca comprarlo fuera. ¿Qué es lo peor? Lo que tenga cremas, sea muy grande o mezcle mantequilla/azúcar/harina en un solo postre. ¿Lo menos peor? Galletas integrales, chocolate oscuro, paquetitos pequeños de nueces con chocolate oscuro, entre otros.

Estos cinco “postres” no requieren que sepas cocinar y te matan el antojo. Son para preparar en casa. Las sugiero en porciones prudentes. No porque sean “saludables” te vas a comer seis. ¡Espero te funcionen!

“Postre” fácil # 1 – Tostada de pan integral

Una tostada de pan integral es de sabor neutro y llena bastante. Si se quiere engañar al cerebro se puede dividir en dos triangulitos. Algunas sugerencias:

  • Untar con un chorrito de miel o una cucharadita de spread de chocolate con avellanas y acompañar con un café negro, le levanta el ánimo a cualquiera. Créanme, una cucharadita de spread de chocolate con avellanas alcanza.
  • Se puede hacer una merienda más completa si le agregas queso blanco a la versión con miel o banano a la de chocolate.
  • Vaya, si te cuesta el pan integral, hazlo con pan blanco.

“Postre” fácil # 2 – Tortilla de harina rellena con frutas

  • Si puedes comer trigo (yo no) las tortillas integrales son una buena salida. Son ricas y a poco más de 50 calorías por tortilla puedes darte el lujo de comerte dos sin sentirte mal.
  • Haz arrolladitos de estas tortillas con frutas en trocitos y algo de spread de chocolate con avellanas, mantequilla de maní o miel.
  • Acá hay una idea con banano y pastillitas de chocolate.
  • Calentar estos arrolladitos puede darte una sensación reconfortante diferente.

“Postre” fácil # 3 – Galletas de soda y “María”

Estas galletas son espectaculares y nobles.

  • Un paquetito es una buena base para bañar con un par de cucharaditas de chocolate oscuro (70% cacao) derretido, miel, untar con jaleas sin azúcar añadido o, por qué no, mantequilla de maní y spread de chocolate… qué necia pero dos cucharaditas; para que alcance para todas.
  • Si prefieres algo entre dulce y salado, puedes untar la galleta de soda con algo de queso crema y miel.

“Postre” fácil # 4 – Queque seco o muffins

Aprender a hacer tu propio queque seco o torta seca (cualquier sabor sin lustre, cremas o rellenos) es una buena forma de tener en casa un pedacito de dulce para las tardes. Ya sé, la idea era no cocinar, pero estos los puedes comprar también hechos, como te explico en unas líneas.

  • Una rebanada mediana o un ponquecito (muffin, magdalena, quequito) es suficiente para matar el antojo. Ganas puntos si los preparas con harina integral o les agregas ingredientes que les aporten fibra (chía, linaza, avena integral, entre otros).
  • Si te toca comprarlos hechos, ni modo. Pero ojalá sean preparados caseros (hay muuuuchos proveedores de este tipo) o lo menos industrializado y “de marca” posibles. Así te ahorras preservantes, colorantes y texturizadores artificiales, además de cierto tipo de grasas.
  • Si quieres agregarles algo más, puedes ponerles frutas picaditas, jaleas sin azúcar añadido, algo de miel o un chorrito de leche condensada o chocolate oscuro derretido.
  • Acá hay una receta de queque o torta de banano que te puede servir. Yo, que NO soy de repostería, lo hago sin problemas y me queda hm hm hmmm.

“Postre” fácil # 5 – Yogur

Sí, ya sé. Qué aburrido el yogur. Pero es otro de esos alimentos a los que uno puede acostumbrarse como opción dulce.

  • Hay varios sabores, incluso con grasa reducida y textura más espesa (greek yogurt), que se pueden mezclar con fruta, jaleas, semillas, frutos secos y/o miel.
  • Para el toque crujiente también se pueden usar trocitos de galleta de arroz u hojuelas de coco deshidratado.

2 thoughts on “Cinco “postres” sin cocinar”

  1. Marcela dice:

    ¡Hola Marivi! Que dicha que volviste a las andadas y andas posteando nuevamente y ahora con un nuevo espacio 😉 ¡Felicidades!

    Quería consultarte si tenías una receta de pan de banano para el día a día. Yo tengo una y me ha funcionado, pero quizá halla otra opción más saludable. ¡Gracias!

    1. Marivi dice:

      ¡Hola Marce!

      Gracias por tu visita 🙂

      Mira, en unos días subo la mía que es con harina integral… lo más “sano” de ella es que la harina integral llena más, aporta más fibra. Por ende, puedes comer menos y quedar satisfecha.

      ¡Prometo avisarte!

Deja un comentario

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!