¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Cinco razones para invertir en una olla de cocimiento lento (crockpot)

Si en tu casa viven de 1 a (infinito) personas, es hora de invertir en una olla de cocimiento lento. Yo diría que, después de la licuadora, es el segundo electrodoméstico que te tienes que comprar si estás con el propósito de cocinar en casa de forma rápida, fácil y sana.

  1. Puedes tirar todo en la olla y olvidarte de ella: para guisos con carnes, granos y otras preparaciones, en serio, tiras todo en la olla, te vas a la calle y regresas en 8 horas con todo listo. Claro, tendrás que buscar recetas para adaptarlas a los tiempos en los que vas a estar lejos de la cocina, pero en la mayoría de los casos, funciona así.
  2. Haz tus propios caldos: yo hago mis caldos de pollo y de res en la olla de cocimiento lento. Los cuelo, los congelo y de ahí salen mil preparaciones, entre ellas, cremas, salsas y sopas.
  3. Aprovechas los cortes de carne económicos: hay cortes de res y de cerdo que solo se ablandarán tras horas de cocción. La olla de cocimiento lento es ideal para esto y te permitirá ahorrar electricidad también.
  4. No necesitas saber demasiado de cocina: siguiendo recetas sencillas, podrás hacer varias cosas base, para ampliar con otras preparaciones. Por ejemplo, haces carne de res desmechada o pollo desmechado que puedes porcionar y congelar para usar en tacos, guisos, rellenos, ¡y mil cosas más!
  5. Es saludable: a diferencia de otras técnicas, la cocción en olla de cocimiento lento es bastante amigable con un estilo de vida saludable. Todo queda con bastante sabor, buena textura y el nivel de grasa lo controlas tú.

¿Tienes una? Si no, ¿qué estás esperando?

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología