¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

Crema de remolachas

La remolacha es buena para ti. Pregúntale a Google, si quieres. Yo solo siento que con ese color y ese aroma tiene que ser genial para el cuerpo.

Con esta crema resuelves el tedio de comértela en ensaladas. Como secreto final, que no aparece en la receta ni en la foto, le puedes poner chips de platanito verde triturados por encima.

Crema de remolachas

2 a 4 porciones

  • 2 remolachas grandes, cortadas en cubos de similar tamaño.
  • 1 cebolla grande troceada.
  • 1 chile dulce o pimentón rojo troceado.
  • 1 cucharada de mantequilla, ojalá de una finca local.
  • 1 pizca de anís en polvo o 1 taza de hinojo (verdes y blanco) en trozos.
  • Sal al gusto.
  • Caldo de pollo en cantidad necesaria.
  • Opcional: queso ricotta, crema dulce, queso cottage, queso crema casero. Todos estos, idealmente, de una finca local.

Primero, cocina en agua salada la remolacha, empezando en agua fría; o hazla al vapor con uno de estos.

Mientras se ablanda lo suficiente, haz un sofrito con la mantequilla, la cebolla, el chile dulce y el hinojo o anís. Esto lo logras colocando todo en un sartén a fuego medio y revolviendo constantemente. Sazona con sal y continúa revolviendo hasta “sudar” los vegetales.

Agrega la remolacha ya cocida en la licuadora, ponle el sofrito, el caldo y, de manera opcional, el lácteo que elegiste para hacerlo cremoso. Yo tenía algo de queso ricotta a mano, no le puse ni media taza.

Licúa hasta lograr consistencia homogénea.

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!