¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Dilema comidológico: en el huevo frito, ¿yema cruda o cocida?

Cuando de comer se trata, cada quien tiene sus preferencias. Decidí someterlas a prueba por medio de los “dilemas comidológicos” y contarte en un videíto cómo hacer la opción ganadora.

Empecé con el huevo frito: o lo amas con la yema cruda o con la yema cocida. Estos fueron los resultados:

Dichosamente, ganó mi equipo: el de la YEMA CRUDA 😃 ¡Rueda video!

En resumen:

YEMA CRUDA:

  • Sartén antiadherente caliente a temperatura media.
  • Chorrito de aceite de oliva opcional para dar sabor.
  • Colocar el huevo con cuidado.
  • Dejar que la clara se cocine poco a poco. Si te urge, puedes romper la clara con la espátula y esparcirla por todo el sartén para que se cocine más rápido.
  • Opcionalmente, puedes voltear todo el huevo para cocinar la parte superior de la yema. Esto requiere mucha práctica para lograr que no se rompa.

YEMA COCIDA:

  • Sartén antiadherente caliente a temperatura media.
  • Chorrito de aceite de oliva opcional para dar sabor.
  • Colocar el huevo con cuidado.
  • Dejar que la clara se cocine poco a poco. Si te urge, puedes romper la clara con la espátula y esparcirla por todo el sartén para que se cocine más rápido.
  • Opción 1: si tienes práctica, voltea todo el huevo para cocinar la yema, dejándolo unos minutos más.
  • Opción 2: coloca una tapa en el sartén y deja varios minutos hasta que veas que la yema se pone pálida por la cocción.

¿Cuál es tu preferida? ¿Tienes otro dilema en mente que quieras resolver? ¡Coméntame!

¡Más recetas, contenido e información sobre cursos y talleres en el boletín mensual de Comidología!