¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

El Final de Comidología (lee hasta el final 🙏)

Hoy es 21 de junio de 2019. Estoy Nueva York por una semana. Y estoy feliz. Libre. Aquí, voy a tomar un boot camp de cocina en el Institute of Culinary Education y, si la suerte y las agendas nos favorecen, me veré con una inspiración a distancia, la chef Gaby Melián.

Decidí venirme para reconectar con la cocina desde el lugar incómodo de la ignorancia y desde el deseo de llevar clases de verdad en un lugar donde se forma gente grande. Reconectar con esta ciudad que amo y en la que me siento cómoda e incómoda a la vez. Con la intención de que sea un viaje para mí. No para mi familia, no para mis amigos, no para ti, que me lees acá… para mí. Porque lo que aprenda en este viaje se va a quedar conmigo.

Es aquí, en Nueva York, que decido anunciar que Comidología llegó a su final definitivo.

¿Alguna vez estuviste en una relación en la que solo dabas, dabas y dabas; con amor y entrega ciegos; sin recibir lo que necesitabas a cambio? ¿De esas relaciones que te hacían sentir desgastada y exhausta después de cada intento por “mejorar las cosas”, después de cada inversión de tiempo, dinero y recursos?

Cada paso que dabas por recuperar esa relación, te dejaba con el mismo desgano y el mismo sentimiento de meh!. Tu familia y amigos decían: “ya le has puesto tanto, dale otra oportunidad”, “eres una guerrera, adelante”, y cosas similares. Querías “tirar la toalla”, pero te sentías culpable, temerosa. “¿Y qué si esta vez funciona?”, pensabas, solo para volver a caer.

Pues así llevo yo mi relación con Comidología desde hace 5 de los 11 años de existencia del proyecto. Que sí, tuvimos momentos buenos, felices, de crecimiento e ilusión… ¡una beca de Google! ¡embajadora de Food Revolution!… TANTAS COSAS APRENDIDAS Y QUE AGRADEZCO… pero, de repente, todo se empezó a sentir como un proyecto con necesidades permanentes de reparación y yo, fixer confesa y en rehabilitación, me encasillé en que podía repararlo todo… con dinero, tiempo, cursos (sí, también cursos “para emprendedores”), equipos, productos para vender… para obtener como retorno energético cansancio, desgaste y contracción emocional. 

Por eso, este anuncio lo hago feliz. Tranquila. Convencida. AGRADECIDA. Libre de culpas y necesidades de auto flagelación. Esto ES lo que tiene que suceder. Porque lo escuché de MÍ y no de nada externo que me dijera “tú puedes”, “ten coraje”, “anímate”, “haz el esfuerzo”, “tu recompensa ya viene”, “inténtalo”, “emprender es así”.

Escuché que el coraje, el esfuerzo, el no rendirse, el ser persistente, valen la pena… ¡pero NO EN TODOS LOS CASOS NI ESCENARIOS DE LA VIDA!. No cuando mis sensaciones me decían lo contrario.

Si te lo preguntas, no. Esto no tiene que ver en un 100% con los resultados de la tienda, ni con “dejarla tirada” sin darle más chance. Todas las personas inscritas llevarán su curso hasta el final.

La tienda, los cursos, fueron un duro experimento consciente para monitorear mis sentimientos desde el desarrollo del producto hasta lograr el resultado esperado: monetizar. A este punto, solo puedo decir que, por años, lo intenté todo y ya no puedo (ni quiero) intentar nada más. Si leíste Big Magic, de Elizabeth Gilbert, entenderás por qué estos finales con los procesos creativos “por las buenas” son importantes. Si no, te lo dejo de tarea.

A mis alumnxs en los cursos: ¡seguimos como si nada pasara hasta que finalicen! Estoy feliz de que sean lxs pionerxs de esta primera y única increíble promoción. Su confianza me la llevo en el corazón y sé que ustedes se están llevando un pedazo de éste, con todo lo que están aprendiendo.

A mi hermana, María Carolina: gracias infinitas por colaborar con este proyecto como lo necesitaba en sus últimos meses de existencia. Además, por que, como mi coach, fue parte de las cosas que hice para conectar con esa meta, con esa voz que me llevó hasta aquí.

A las empresas (restaurantes, cafés, mercados, foodies, nutricionistas, etc): sigo brindando asesorías en comunicación especializadas en ustedes. En mariviportillodecan.com hay más información, así como en Facebook, Twitter e Instagram.

La página web, comidologia.com, es el activo más valioso de esta empresa y vivirá como un archivo de recetas y trabajos lindos que hice. Bienvenida a visitar cuando quieras.

A mi comunidad en redes sociales: estas pasarán a ser mis canales como especialista en comunicación para alimentos, bebidas, nutrición y bienestar; más destinadas a pequeñas empresas o personas que se dedican a trabajar y comunicar en estas áreas. Si me sigues por ahí o estás suscrita a la lista de correos. pronto sabrás el nuevo nombre. 

A mis suscriptoras de correo: les enviaré un par de notas más, para que, quienes lo deseen, sigan en contacto, considerando el énfasis informativo del punto anterior.

Finalmente, pero con gran peso e importancia, agradezco todos los mensajes, las preguntas, los comentarios de las las nuevas y viejas personas de esta comunidad de más de 8.000 personas y miles más que visitan la web cada mes.

Cada detalle me daba un poquito más de gasolina y un poquito más de “por qué” para seguir… si deciden irse a raíz de este cambio, sepan que les extrañaré MUCHO.

Yo ya estoy lista para despegar hacia un nuevo comienzo y qué delicia que arranque aquí, en la Gran Manzana. 

GRACIAS por todo.

Con cariño, Mariví ⭐️

Deja un comentario

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!