¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

Gallo pinto

Cuando llegué a vivir a Costa Rica pensaba que la gente estaba loca desayunando gallo pinto porque “eso es muy pesado”.

Años después, nada más lejos de la realidad. El gallo pinto es barato, sabroso, balanceado y nutritivo (dejando a un lado los salchichones fritos y los 3 Kg. de natilla).

Las reglas son pocas: Arroz y frijoles (50-50) deben estar preferiblemente con un par de días de estar cocinados y culantro triturado es indispensable al final.

Personalmente, me gusta comer gallo pinto a cualquier hora del día. Acompañado de queso blanco y tomate fresco en rebanadas. Nada de salsas añadidas ni chile picante.

Gallo Pinto
3 a 4 personas

  • 2 tazas de arroz blanco cocinado
  • 2 tazas de frijoles rojos o negros cocinados (reservar un poco del caldo)
  • ½ cebolla mediana, cortada en dados
  • 2 dientes de ajo
  • ½ chile dulce rojo, cortado en dados
  • 1 puñado de hojas de culantro trituradas
  • Sal al gusto
  • Aceite vegetal
  • Salsa inglesa al gusto — esto es COMPLETAMENTE opcional, a mí no me gusta y mucho menos la que venden en Costa Rica que todo el mundo ama  🙂 —

En una sartén a fuego medio, sofríe con un poco de aceite vegetal la cebolla, el pimentón o chile dulce y el ajo, agrega sal. Una vez alcancen una textura más suave, agrega el arroz. Sofríelo bien hasta que se incorpore con las verduras y el aceite. Agrega los frijoles con un poco de su caldo (la cantidad de caldo depende del gusto de cada quien, se puede consumir un gallo pinto casi tostado y seco o uno más húmedo).

Revuelve todo bien y constantemente, agregando la salsa inglesa opcional. Incorpora al final el culantro.

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!