¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Huevos fritos y revueltos

Lo más común es que, cuando una persona no sabe cocinar, escuchemos que dice “no sé hacerme ni un huevo frito”. 

¡Eso se acaba hoy!

Estas son las formas en las que preparo el huevo frito y el huevo revuelto. Sea para desayunar o para cuando gustes 🙂

Huevo frito

  • 1 huevo de gallina por persona.
  • 1 cucharadita de la grasa que tengas a mano: mantequilla, aceite de oliva, ghee…
  • Sal al gusto.
  • Opcional: pimienta.

PARA QUE TE QUEDE LA YEMA CRUDA:

  1. Sartén antiadherente caliente a temperatura media.
  2. Agrega la grasa que elegiste.
  3. Coloca el huevo con cuidado.
  4. Deja que la clara se cocine poco a poco. Si te urge, puedes romper la clara con la espátula y esparcirla por todo el sartén para que se cocine más rápido.
  5. Opcionalmente, puedes voltear todo el huevo para cocinar la parte superior de la yema. Esto requiere mucha práctica para lograr que no se rompa. También puedes tapar el sartén por un minuto para lograr un efecto parecido sin tanto riesgo.

PARA QUE TE QUEDE LA YEMA COCIDA:

  1. Sartén antiadherente caliente a temperatura media.
  2. Agrega la grasa que elegiste.
  3. Coloca el huevo con cuidado.
  4. Deja que la clara se cocine poco a poco. Si te urge, puedes romper la clara con la espátula y esparcirla por todo el sartén para que se cocine más rápido.
  5. Opción 1: si tienes práctica, voltea todo el huevo para cocinar la yema, dejándolo unos minutos más.
  6. Opción 2: coloca una tapa en el sartén y deja varios minutos hasta que veas que la yema se pone pálida por la cocción.

Huevo revuelto

  • 1 huevo de gallina por persona.
  • 1 cucharadita de la grasa que tengas a mano: mantequilla, aceite de oliva, ghee…
  • 1 chorrito de leche (de vaca, vegetal)
  • Sal al gusto.
  • Opcional: pimienta, vegetales, jamón, etc.
  1. Bate el huevo en un tazón hondo junto con la leche y la sal (las especias, si las elegiste) hasta lograr una mezcla uniforme.
  2. Coloca la grasa que elegiste en un sartén antiadherente caliente a fuego medio.
  3. Si vas a ponerle vegetales, te recomiendo saltearlos primero, ponerles una pizca de sal y luego seguir con la receta.
  4. Agrega el huevo, dejando reposar hasta que los bordes dejen de estar transparentes.
  5. Revuelve despegando los bordes con cuidado y corriéndolos hacia el centro del sartén. Esto hará que lo que queda líquido se traslade a los bordes para cocinarse. 
  6. Cocina hasta que estés conforme con el término. A mí me gustan un poquitiiiiito húmedos, no totalmente cocidos.

Deja un comentario

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología