¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

Lonchera práctica: pico de gallo, carne de res y tortillas de maíz

Si eres de esas personas que, como yo, no sabe dónde lo va a agarrar la hora del almuerzo, esta lonchera se gana un 100 para tu estilo de vida.

Me atrevería a decir que, si no lo tienes a mano, no es indispensable que uses microondas y aguanta bastante bien el tiempo que esté sin refrigeración, en buenos contenedores herméticos. Así que párate en el primer parque que veas, si no está lloviendo, y ármate un picnic rápido con esta idea. Si come más de uno, solo tienes que ampliar las cantidades.

Parte 1: pico de gallo.

Parte un tomate maduro en dados (si no sabes cómo, este vídeo te puede ayudar), una cebolla -también en dados- y un puño grande de cilantro o culantro bien finito. Revuelve todo y llévate medio aguacate pequeño, con todo y cáscara, en el mismo recipiente, medio limón y una pizca de sal envuelta en un pequeño papel de aluminio. El secreto para que esto funcione en tu lonchera es no revolver el aguacate, la sal y el limón sino hasta que vayas a comer.

Parte 2: carne de res.

Pídele a tu mamá, tía o abuela que te guarde un poco de carne mechada para la semana. Si no, hazla tú mismo colocando en una olla de cocimiento lento (si no tienes una, anda a comprarla YA) un buen trozo de falda de res, las hierbas que quieras, sal, algo de agua y especias al gusto. Pon la olla en la noche y despertarás con un olor irresistible. Si preparas la carne en olla convencional, no te puedes ir a dormir. Pon la carne a cocinar con los mismos ingredientes, a fuego muy bajo, hasta que esté bien suave.

Reserva el caldo y congélalo para sopas, salsas y otras preparaciones. La carne la cortas o la desmechas y de manera opcional la “arreglas” con salsa de tomate natural o cebolla, cebollino y puerro picaditos.

Para tu lonchera, sírvete carne de res al gusto en un envase aparte de la ensalada.

Parte 3: tortillas de maíz.

Me pasé de práctica y, como ves en la foto, agarré unas tortillas de maíz tostadas bastante comerciales que resuelven un día ajetreado. Sin embargo, en un mundo ideal, compras tortillas de maíz criollo a algún productor local y las tuestas en casa.

Para tu lonchera, las tortillas van aparte de todo lo demás.

Parte 4: los opcionales y las alternativas.

Puedes llevar algo de queso fresco blanco rallado, frijoles molidos o hasta natilla (nata, crema de leche) casera.

Si no tienes carne mechada, échale carne molida o sobras de pollo asado. Si no tienes pollo, échale atún o sardina. Si no tienes atún o sardina, ponle queso en cuadritos. Si tienes una dieta vegana, hmmmm… ¿bastante frijol, tal vez, en lugar de carne?

Parte 5: el ensamble.

Cuando ya estés instalado donde te tocó comer, mezcla el aguacate, el limón y la sal con el resto del pico de gallo. Estando eso listo, es cuestión de que armes tostaditas con carne y ensalada encima, o bien, que te vayas comiendo todo por partes, como hice yo.

Asegúrate de llevar servilletas y cubiertos, eso sí 🙂

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!