¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Menos plástico en la cocina

Yo no sé a ti, pero a mí me tiene mal el tema del plástico en el planeta. Me tiene aún peor la dificultad que tengo para dejar de depender de él en la cocina, especialmente viviendo en un país que tiene fama de ecológico.

Tengo que confesar que he tomado algunas medidas, pero en otras cosas me falta, sabiendo que no seré de las personas que se vaya al extremo. Te las voy a detallar todas. ¡Ojalá alguna te funcione!

Lo que sí hago 👍

  • Voy a la feria del agricultor con carrito y bolsas reutilizables. Si el productor me ofrece una bolsa, le digo que no.
  • Evito comprar productos con envases plásticos. Los que sí compro, al terminarlos de usar, los lavo para depositarlos en el reciclaje o reutilizo los que pueda (especialmente productos de limpieza).
  • Tengo un arsenal de tápers (tuppers) que utilizo y reutilizo para conservar todo en el refrigerador. Procuro comprar los que digan “libres de BPA”.
  • Trato de no comprar comidas en establecimientos que usen envases de styrofoam (anime, esterofón) para llevar. Si las circunstancias me obligan, le hago la observación al dependiente y/o pregunto si la siguiente vez puedo llevar mis propios envases para empacar la comida.
  • Ya no uso pajillas-pitillos-popotes.
  • No compro implementos de cocina plásticos de mala calidad que solo van a generar más desperdicio cada vez que se dañen. Los que compro son de otros materiales o de siliconas que son durables y que puedo estar usándolos por mucho tiempo.

Lo que me falta por hacer 👎

  • Todavía uso las bolsas del supermercado para los basureros. Tengo que empezar a interiorizar el invertir en bolsas biodegradables para esto porque, espero, algún día las prohiban del todo.
  • Simplemente no he podido encontrar reemplazos para las bolsas “ziploc”. Las reutilizo cuando puedo, pero no he podido dejarlas del todo. Con un congelador tan chico, son mi “salvada” para guardar algunas cosas.
  • Ser más radical cuando me toca comer fuera (que es muy seguido) y dejar de ir del todo a ciertos lugares por los envases, cubiertos y otros insumos que usan.

¿Cuál es tu situación en este sentido? ¿Tienes algún consejo más para mí y para otros? ¡Me encantaría que me comentaras!

¡Más recetas, contenido e información sobre cursos y talleres en el boletín mensual de Comidología!