¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!

Pastel de atún más ligero

Aunque el atún enlatado no es la proteína más económica del mercado, ciertamente saca de apuros. En un pastel,  un par de latas grandes se convierten en comida para seis.

Tradicionalmente, los pasteles de atún que he probado están cargados de queso y crema dulce (o crema de leche). Ciertamente sabrosos, pero son una bomba de grasa y arruinan todo lo saludable que el atún puede ser.

Así que les presento una versión más ligera: más vegetales, queso menos grasoso, atún en agua y cero crema dulce. Igual de sabrosa y rendidora.

Pastel de atún ligero

6 personas

  • 6 papas medianas sin pelar, rebanadas finamente (ojalá con mandolina)
  • 1 zanahoria grande, cortada en dados pequeños
  • 1 chile dulce grande, cortado en dados pequeños
  • 1 cebolla mediana, cortada en dados pequeños
  • 1 tomate grande, cortado en dados pequeños
  • 2 tazas de florecitas de brócoli
  • 2 dientes de ajo triturados
  • Sazón al gusto: sal, pimienta, especias, hierbas secas y aceite de oliva
  • Opcional: 1 chile picante cortado en dados pequeños
  • 1 huevo entero más 1 clara
  • 2 tazas de queso Turrialba rallado
  • 2 latas grandes de atún en agua, escurrido. Si tienes atún fresco cocinado, fenomenal.

Precalienta el horno a 350 grados.

En una olla caliente a fuego medio, saltea los vegetales (excepto el brócoli) en un poquito de aceite de oliva. Agrega un poco de sal y condimentos para hacer que “suden” un poco y revuelve constantemente. Cuando la cebolla esté traslúcida, añade el atún y revuélvelo bien. Reserva.

Para las papas recomiendo que las rebanes crudas, las coloques en agua ambiente un rato para que suelten algo del almidón y luego las cocines un poco, no por completo (al dente… que, al morder, estén duritas pero no crudas). Ah, y cocínalas en agua limpia con sal, no en donde liberaron el almidón.

En un refractario coloca una “cama” de papas rebanadas, agrega la mezcla de atún y báñala con el huevo y la clara batidos. Esto le dará un poco de estabilidad. La cantidad de vegetales mantendrá la humedad de la mezcla y no hará falta ningún tipo de crema o salsa.

Cubre con otra capa de papas (tendrás que repetir las capas tantas veces como el molde te lo permita). En la última, de papas, pon las florecitas de brócoli y cubre todo con el queso Turrialba. Este queso no es grasoso ni cremoso, por ende, no se derretirá como un Mozarella, por ejemplo. Sin embargo, se ablandará y dorará lo suficiente como para dar un sabroso gusto al pastel.

Hornea por 20 minutos. La humedad del queso cocinará el brócoli y su relativo dulzor contrastará muy bien con el relleno del pastel.

Deja un comentario

¿Tienes una empresa de alimentos, bebidas, nutrición, salud o wellness?

¡Suscríbete a mi boletín y aprende a comunicarte mejor con tus audiencias!