¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Pimentones o chiles dulces asados con mostaza

Hay muchas técnicas para asar los pimentones o chiles dulces (morrones, les llaman también). Acá les comparto una que servirá de maravilla si:

  • No quieres prender el horno a 500 grados F (sí, esa temperatura se necesita para asarlos en el horno. La electricidad está muy cara).
  • Te da fastidio estarlos pelando, como a mí. En esta receta no dejas que la cáscara se queme completamente así que no deberás quitársela, procedimiento que es sumamente tedioso.

Pimentones o chiles dulces asados con mostaza

  • 4 chiles dulces, pimentones o morrones rojos.
  • 1 cucharada de mostaza de buena calidad.
  • 1 1/2 taza de aceite de oliva extra virgen de muy buena calidad.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharadita de azúcar.

Pon a calentar un sartén o tu grilla de hierro (con esta última los hago yo) a fuego medio. Mientras toma temperatura, lava bien los chiles, córtalos en trozos grandes y báñalos con un chorrito de aceite de oliva, “masajeando” cada trozo, de manera que quede completamente cubierto.

Coloca los trozos de chile en el sartén, parrilla o en la grilla que, idealmente, no tendrá nada de grasa. De resto, es dejar el tiempo pasar. La cantidad de minutos de cocción por cada lado va a depender de dos cosas: de qué tanto caliente tu cocina y de cuánto sabor a quemadito quieres. Yo, personalmente, prefiero apenas algunas marcas de grilla negritas. Para alcanzarlas pasaron, aproximadamente, 10 minutos de cada lado.

Cuando hayas asado los chiles, apaga el fuego pero déjalos ahí. Tápalos con papel de aluminio o con una tapa de olla hasta que se enfríen por completo y los puedas manipular sin quemarte.

Los chiles habrán “sudado” y se habrán ablandado por completo. Acá tienes la opción de quitar los trocitos de piel que se hayan quemado, o dejarlos. Independientemente de lo que decidas (yo los dejé), córtalos en tiritas y ponlos en un recipiente estéril. Agrega los demás ingredientes, bate bien y refrigera al menos 8 horas.

Al otro día tendrás chiles listos para usar así solitos, para mezclarlos con queso crema, para ponerles a una pasta, ¡para mil usos!

En la foto los ves servidos así no más, acompañados de pan multigrano de masa madre (que NO hice yo ja ja ja).

¡Más recetas, contenido e información sobre cursos y talleres en el boletín mensual de Comidología!