¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Pollo a la parrilla casero

Todavía no hay receta, sino una lista de pasos que te llevarán a un buen pollo asado en la casa.

  • Bueno, tienes que empezar por comprar una grilla/plancha con marcas/parrilla especial para la cocina del interior de la casa. Después de la olla de cocimiento lento, es la mejor inversión que puedes hacer. ¿Que cuál compras? Fácil. Una de hierro o “cast iron”. Son las mejores, te van a durar toda la vida.
  • Si tienes una dieta vegana o vegetariana, ya no leas más 🙂 De acá en adelante, este artículo es para las dietas omnívoras. La parrilla te va a servir DE MARAVILLA para asar vegetales.
  • Siguiendo con la carne, ubica un productor o establecimiento que te venda pollito de pastoreo. Estos pollos crecieron libres, no les dieron hormonas y los mataron de una forma compasiva. Si puedes, solicita que te separen las piezas para que no tengas que hacer el proceso tú.
  • ¿Con piel y huesos? ¡Sí! particularmente siento que la carne se cocina mucho mejor, queda más jugosa y sabe más rico si le dejamos todo. Como lo vas a cocinar con grasa, no hay ningún problema en que te comas la piel, si te gusta.
  • ¿Filetes de pechuga? También se vale pero OJO que tienes que esperar verdaderamente para voltearlos porque, si no, se te van a quedar pegados y se van a destrozar.

Para cocinarlo es muy sencillo. Ahora sí, receta para una persona:

  • 1/4 de pollo de pastoreo despresado (yo hice muslo y cuarto).
  • Sal al gusto.
  • Especias al gusto: hierbas secas, ajo en polvo, comino, sal achiotada… ¡las que quieras! nada más no te excedas porque se queman.
  • Aceite de oliva al gusto.
  • Papel absorbente.

Cuando el pollo está a temperatura ambiente, retírale el exceso de humedad dándole “palmaditas” con papel absorbente. Sazónalo con lo que elegiste y frótalo con un poco de aceite de oliva. Reserva.

Calienta la grilla, plancha o parrilla a fuego alto. Coloca el pollo por el lado que gustes inicialmente. Esta primera cocción te permitirá marcar la carne o la piel. Voltéalo dos o tres minutos después y cocina el otro lado por la misma cantidad de tiempo. Teóricamente, estará dorado por fuera, con líneas negras de la grilla.

Ahora, a cocinarlo (porque, por dentro, estará crudo).

Baja el fuego a medio y voltea el pollo a la posición inicial y tápalo con papel de aluminio o la tapa de una olla. Estás haciendo un pequeño horno.

Déjalo cocinar de tres a cuatro minutos por cada lado.

Si lo hiciste con piel, y ésta se humedeció y perdió su textura crujiente, puedes destapar y dorar ese lado de nuevo.

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología