¡Recetas, consejos y entrevistas para que te ANIMES A COCINAR!
(506) ¡muy pronto! marivi@comidologia.com

Tortas de carne

Algunos años de vida laboral y de hacer el esfuerzo de preparar mi propio almuerzo, me han enseñado que hay cosas aptas para poner en la lonchera y cosas que no.

Para mi humilde gusto, el pescado (en todas sus formas), la pasta, el bistec de res y cosas fritas como las papitas o los tostones (patacones) no resisten la prueba de la cocción-refrigeración-lonchera-refrigeración-microondas que usualmente implica llevar el almuerzo al trabajo. He intentado muchas formas para conservarlos lo más parecido posible a su estado fresco y no he tenido éxito.

Sin embargo las humildes tortas de carne molida (hamburguesas) han pasado esta prueba repetidas veces. Especialmente si se acompañan con elementos amigables como papas, yuca o plátanos cocidos u horneados, las tortas de carne son sabrosas, económicas y se pueden preparar en un sinfín de maneras. ¡Si las haces chicas sirven de pasapalo o boca igual!

Algunas reglas: Compra la carne molida de res lo más magra posible o, mejor aún, pídele al carnicero que muela tu corte preferido – Utiliza pan molido como elemento que no sólo añadirá textura sino que ayudará a mantener la humedad – Los vegetales y hierbas que uses deben estar finamente picados o triturados – Secreto de la casa opcional: antes de dorar, recubre las tortas con una ligera capa de harina de maíz precocido. Las tostará por fuera y les dará un bonito color.

Tortas de Carne

4 personas

  • ½ kg de carne molida de res magra o sin grasa (¿Pavo? ¿Cerdo? ¡Bienvenido!)
  • 1 cebolla pequeña triturada
  • 2 dientes de ajo triturados
  • 1 cdita de romero seco
  • 1 cdita de orégano seco
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 huevo batido
  • 1 taza de harina de maíz precocido (para empanizar)
  • 1 taza de harina de trigo o, preferiblemente, pan molido (para armar las tortas)
  • Aceite en spray

Mezcla todos los ingredientes, excepto la harina de maíz precocido, utilizando ambas manos y amasando muy bien. Arma las tortas (a mi me salen alrededor de 8 tortas con esta cantidad, relativamente grandes) y pásalas por la harina que dejaste por fuera. En este paso, puedes separar las que no vayas a comer y almacenarlas en un contenedor, separadas con papel encerado o plástico. Las puedes congelar tapadas por varias semanas.

Las que vas a cocinar, debes freírlas en una sartén con unas 3 cucharadas de aceite vegetal o de oliva caliente a fuego medio. Las tortas te indicarán cuándo están listas, despegándose solas del fondo de la sartén. Otro buen indicador es el color café de los bordes de la torta.

¿Que si las puedes usar para hamburguesas? ¡Claro! Usa tu pan, queso amarillo y aderezos preferidos. Si la hamburguesa va para la lonchera, eso sí, recomiendo que lleves todo por separado para que la carne no humedezca el pan y lo arruine todo.

¡Suscríbete para recibir más recetas, contenido e información sobre los cursos y talleres! TODO en el boletín mensual de Comidología